El sabio y el pescador

EL SABIO Y EL PESCADOR

(Fábula)

Por Francisco-Manuel Nácher López

Subió en una barca

para pasear

un hombre muy sabio

que adoraba el mar.

Cuando ya se hallaban

el barquero y él

lejos de la costa

en frágil bajel,

el tal pasajero

quiso conocer

todo lo que el otro

pudiera saber

Y, con este fin,

así interrogó

a su compañero,

pobre pescador:

– ¿Ha estudiado usted

la Filosofía?

– Yo, señor, no sé

qué es eso, a fe mía.

– Entonces, tendrá

de Historia nociones…

– No señor. Mi historia

son… navegaciones.

– ¿Tampoco sabéis

nada de aritmética?

– No, señor. – ¿Idiomas?

– Sólo sé mi lengua.

– ¿Sabéis religión?

– Algo, sí señor.

– Física, ¿sabéis?

– ¿Física? ¡qué horror,

que nombres tan raros

sabe usted, señor!

– ¿Química tampoco?

– No sé que eso exista.

Y le dijo el sabio

en tono bromista:

– Entonces, amigo,

vos habéis perdido

casi media vida.

Mientras esto dijo

llegó una gran ola

y volcó al instante

a la barcarola.

Entonces, saliendo

por bajo del agua,

observó el barquero

que el otro se ahogaba

y le dijo pronto:

– ¿Sabe usted nadar?

– No – respondió el otro.

– Pues ved si la ciencia

os puede ayudar

o, con ser tan sabio,

os tendréis que ahogar.

Según vos decíais,

por no saber nada,

tengo de existencia

la mitad perdida;

vos, con vuestra ciencia,

perdéis, sin embargo,

y en plena conciencia,

de una vez la vida.

En el mundo siempre hay “sabios”

y hay también siempre “barqueros”,

más prácticos los segundos

y más tontos los primeros.

* * *

https://viajealeternopresente.wordpress.com

EL LIBRO DE LA VIDA

 

EL LIBRO DE LA VIDA

por Francisco-Manuel Nácher

Cada mañana que amanece es una página en blanco que, necesaria e inevitablemente, tendrás que escribir, del libro de la historia de tu vida.

Y podrás escribir una página alegre, satisfactoria, en la que

siembres dichas para futuras páginas, o podrás llenarla de pensamientos, palabras y actos negativos, que habrán puesto en funcionamiento fuerzas que te obligarán, en el futuro, a tener que escribir páginas tristes y aún trágicas. De ti dependerá. Porque ésa es la condición humana: Somos dueños de nuestro destino pero, inevitablemente, hemos de escribirlo,

día a día, hasta que nos convenzamos de que, además de historiadores, somos protagonistas de nuestra historia y herederos, felices o desgraciados, de las consecuencias de lo que vamos escribiendo.

* * *

franciscomanuelnacherlopez.blogspot.com.e

EL VALLE IDEAL

los-sabios

EL VALLE IDEAL

Siempre me pregunto qué habrá tras el monte

y, cuando lo escalo… sólo hay otro igual. 

¿Dónde estará el valle soñado, perfecto, 

sin penas, sin odios, sin sangre y en paz? 

¿Es que es sólo un sueño? ¿sólo una quimera? 

¿sólo un espejismo imposible y fugaz? 

¿o es algo más hondo, más firme, más cierto, 

algo que es concreto y tangible y real? 

¿Y dónde se encuentra? ¿dónde he de buscarlo 

si llevo en su busca ya una eternidad 

y siempre se esconde y me evita y me engaña 

y me burla y se esfuma y se oculta y se va? 

¿No estará escondido en el fondo del alma, 

donde no he pensado siquiera en mirar,

haciéndome señas y signos y gestos

para que lo vea y ya no busque más?

Francisco Manuel Nácher

ORACIÓN MEDITACIÓN Y AFIRMACIONES DIARIAS

eltrigo

ORACIÓN MEDITACIÓN Y AFIRMACIONES DIARIAS

Francisco Manuel Nácher

Sé que soy el que Yo Soy:

un espíritu inmortal,

cocreador y fraternal

dondequiera que yo estoy.

Soy una parte de Dios

y siembro amor por doquier

pues, ni en mí ni en los demás,

concibo que haya dolor

pudiendo existir placer.

Soy creador y, como tal,

nada ni nadie me asusta,

ni me agrede ni me obsesa,

ni me daña ni disgusta,

y voy cocreando mi vida,

libre y como a mí me gusta.

Y tengo felicidad,

abundancia y alegría,

confianza, seguridad,

atractivo, simpatía,

fortaleza, agilidad,

prudencia, sabiduría,

sana espiritualidad,

una total empatía,

espontánea remisión

de dolor y anomalías,

sabia colaboración

de oportunas sincronías,

clarividencia integral

en cualquier plano de vida,

una perfecta intuición

funcionando todo el día,

luz, amor, tranquilidad,

salud y una larga vida,

que habré vivido feliz

hasta el exacto momento

en que yo mismo decida,

una vez llevada a cabo

la labor comprometida.

Y soy dichoso de ser

y recordar bien quién soy

y lo que he venido a hacer.

Me despierto cada día

con más luz y más amor,

consciente de mi valía

y con más poder creador.

Las oleadas de Amor

procedentes de la Fuente,

apenas yo las percibo,

las comparto con la gente,

con el cielo, con el mar

y con todo ser viviente;

y el mundo se hace una fiesta

de trinos y de colores,

de abrazos y de amistad,

de perfumes y de flores

y de música sin par.

Soy Esencia, soy Presencia

y soy Luz y soy Amor;

soy Energía y soy Vida,

soy creado y soy Creador.

¿Qué más se puede querer?

¿Qué más se puede soñar?

¿Qué más puedo desear

sino, sólo, agradecer?

Sé que soy un avatar

del grandioso Amor Divino,

y estoy del todo seguro

de que Dios está conmigo,

pues lo siento, noche y día,

como a mi mejor amigo,

viviendo mi misma vida

fundido conmigo mismo,

con su grandeza infinita

y con mi libre albedrío.

Y ahora puedo comprender

de una manera integral

lo que, en verdad, significa

“amor incondicional”.

Porque, si Dios está en mí,

si soy Dios – y así lo siento –

al vivir tengo que amar

y amo sólo porque sí,

porque es mi esencia y  mi aliento,

sin buscar premio ni pago

ni equilibrio ni contento,

yvoy viendo  a Dios en todos

y todos Lo ven en mí

y, viviendo siempre así,

estoy siempre en mi elemento

y amo y vivo y soy feliz.

* * *

https://viajealeternopresente.wordpress.com/

QUISIERA…

5372651579_d0491b229f_z

QUISIERA… 

Quisiera pasar por la vida sin preguntarme nada, 

pero no puedo… 

Quisiera emborracharme de materia 

y olvidar el espíritu, si es que existe, 

pero no puedo… 

Oigo una voz, no sé si de dentro o de fuera

o de ambas procedencias a la vez, 

que me susurra noche y día al corazón 

y a la mente y a los ojos, que hay muchas preguntas sin respuesta 

y que urge encontrar la solución. 

Porque, la vida pasa en un suspiro, 

¿Y luego, qué? 

¿Quién acciona ese pequeño resorte interior 

que me obliga a no sentirme satisfecho? 

Sea quien sea, ¡Gracias! 

Francisco Manuel Nácher

https://viajealeternopresente.wordpress.com/