PERLAS DE SABIDURÍA

LOS SABIOS RARAS VECES HABLAN.

QUIENES HABLAN MUCHO, RARA VEZ SON SABIOS

 LIN YUTANG

 Las personas con sabiduría rara vez hablan, porque no encuentran palabras para manifestar lo que ellos sienten desde el Corazón, la Consciencia, y porque saben que no consiste en hablar, sino en SER, en actuar con el propio ejemplo de vida sin dejarse arrastrar por la dispersión mundana a la que te aboca la confluencia de millones de sueños personales humanos hijos de la mente y la individualidad.

Por ello guardan silencio, pero si alguien necesita una respuesta, ellos no te hablan…tan solo lo hacen con su mirada y su sonrisa.

 Y aquellos que mucho hablan, poco o nada conocen. Tendrán muchos conocimientos, pero poco los han humanizado con su propia experiencia. Es la mente la que habla, y aunque parece la gran dictadora…se siente perdida, asustada, insaciable.

 Guardar silencio es la forma más directa de conectar con nosotros mismos, y aunque al principio nos duela su lenguaje, es la única conexión con nuestro propio SER, con la SABIDURIA.

 Eisset@

Anuncios

TU SERENIDAD


Aplaca el tumulto de tu propio ruido.

Acalla esas voces interiores que te asedian, los gritos que te conmueven y sé sereno…

Sé sereno, y escucharás la voz inaudita, el eco síntesis de todas tus voces, la nota singular que te caracteriza y estarás apto para aplicar tu oído al vasto pecho de la Tierra y escuchar los cien mil latidos de sus cien mil corazones minúsculos…

Singularizarás la vida múltiple. Llevarás a la unidad millones y millones de sumandos y terminarás por reconocer UNA SOLA VOZ entre todas tus voces…

Es preciso que tus sentidos se vayan afinando, se vayan sutilizando como los del Artista, para que comiences a ver hacia adentro…

Tienes que reconocer que todas las cosas llevan una fisonomía especial y una vida poderosísima. Que todo tiene un matiz único y un alcance energético. Que todo Es como Es y no como nuestra mediocridad sentimental lo percibe.

Para hablar del cielo, del mar, de la montaña, es preciso analizar sus infinitas estructuras maravillosas y el milagroso enredo de sus secretos ritmos.

Para citarlos, tan sólo, como simples aglomeraciones de materia o equilibrios de fuerza, vale más no hablar del cielo, del mar, de la montaña.

Para auscultar estos latidos minúsculos del Universo, como sus íntimas pulsaciones, necesitamos un nuevo sentido y un nuevo prisma.

Los que nos legaron, sólo sirven para distinguir las grandes líneas, los marcados relieves…

Si pretendes que este sentido se sutilice. Si quieres que este prisma se concrete, que la Rosa florezca, sé cauto y en el silencio de tu pro pio espíritu, acude a tu propia serenidad…

 Arnold Krumm – Heller

ASÍ FLORECERÁN TUS ROSAS

Busca lo Esencial.

 ¿Sabes tú qué es lo esencial, Lector querido?

 Escucha…

 Todas las cosas de la Naturaleza, todo cuanto ves y no ves, todas las formas cristalizadas y aun aquellos que tu pobre retina no alcanza a divisar, tienen un punto esencial, una sustancia íntima, un espíritu alado, inconsútil, por el que viven y se desenvuelven.

 Todo lo demás es secundario, accesorio. No inútil, porque la inutilidad no existe dentro de la magna Obra del Universo. Son medios, vehículos, portadores si se quiere lo esencial. El medio es perecedero. Pertenece a nuestra tierra. Lo esencial es eterno. Pertenece al cielo de nuestro Espíritu.

 Busca, por lo tanto, lo Esencial.

 Si para ello aceptas estas siete reglas, apréndetelas y practícalas. Tu Cruz se hará más llevadera y la Rosa le prestará su sagrado perfume.

 1a. Lleva en todo tus actos, una meta. En todas las cosas, un fin. Que éstos sean el de descubrir Lo Esencial. Clava toda su atención en ello y toma por armas lo útil, lo noble, lo bueno, lo bello, para conseguirlo, y desdeña todos los obstáculos que se interpongan.

 Así florecerán las Rosas sobre tu Cruz.

 2a. Alégrate. Que el contento y la Alegría, rebosen por todos los poros de tu Alma hasta por las más mínimas impresiones, te colme en de íntimo placer. Su esencia es divina y Dios está en todo lo existente y es forzoso percibir Lo Esencial aun en el más diminuto y pequeño organismo.

 Así florecerán las Rosas sobre tu Cruz.

 3a. Aprende a respetar la opinión sincera de los demás. Si hallas error con cordura, con sensatez, con respeto, hazles ver la tuya más autorizada, pero nunca los desaires. Lo Esencial, lo Divino, habla también por los demás hombres y sólo es cuestión de evolución que se acerquen más o menos a la Verdad.

 Así florecerán las Rosas sobre tu Cruz.

 4a. Sal diariamente al aire libre y admira la Naturaleza. Alégrate y regocíjate del Sol, del Cielo, del Ambiente, de las Flores, del mísero gusanito que se arrastra a flor de tierra. Observa que en todo ello existe la Divinidad y en todo aliento Lo Esencial.

 Así florecerán las Rosas sobre tu Cruz.

 5a. Sé fiel para tus amigos y así tendrás amigos fieles, porque dentro de ellos estás tú. Aunque eres una Entidad separada y aislada, no eres más que una expansión de lo Divino. Medítalo, compréndelo, ajusta tu comportamiento a esto mismo y busca allí Lo Esencial.

 Así florecerán las Rosas sobre tu Cruz.

 6a. Relaciónate con todos, pero debes preferir aquellos que sepan más que tú, para extraer de ellos la sustancia de lo que han aprendido. Entonces los conocerás y los amarás y tu observación te hará ver, que son como tú, pero que Lo Esencial, lo Divino, es lo que saben… y no sabes tú.

 7a. Concéntrate todos los días. Estudia si tu atención se ha detenido en las cosas accesorias, en las secundarias. Haz siempre un examen de conciencia y respóndete a ti mismo. Si no pudiste estar atento a Lo Esencial, cuida de enmendarte para buscar todos los días esa esencia divina que bulle en todo lo existente porque así progresarás y serás feliz y así las Rosas florecerán sobre tu Cruz.

 GNOSIS ICQ

LÁGRIMAS DE AMOR

LÁGRIMAS DE AMOR

Cuando el ser humano, a lo largo de toda su experiencia, llega a un nivel de madurez humana y espiritual, su Ser Crístico se manifiesta en él, en su interior.
Debería ser el momento más maravilloso de un ser humano, y lo es… pero al principio, cuando Cristo palpita en su interior, el hombre es inundado por SU AMOR, y por minutos, décimas de segundo, siente en su interior toda SU PLENITUD, VIBRACION, PENSAMIENTO… lo suficiente para hacer al hombre consciente del Amor que palpita en su Corazón, y que siempre ha estado en él. Pero la mente no ha sido preparada para este GRAN INTRUSO. Y el ser humano, que siempre ha ido de la mano de su mente, de su mundo limitado y a oscuras, es consciente de su dualidad. Anhela, ama, vibra, llega hasta el éxtasis al contacto con su PROPIO SER, pero a la vez es consciente de lo limitado que es, de la miseria, de la ignorancia, de los defectos, de los pensamientos, de los instintos que hay en él, y se acentúa el dolor, ese dolor que te hace temblar hasta el tuétano. Muchos lo llaman misticismo, y está bien puesto ese nombre, ya que la Mística es el encuentro CON UNO MISMO, ES EL ENCUENTRO CON DIOS, CON EL AMOR.

Ese momento de perturbación, y hasta de sufrimiento, el hombre no puedo evitarlo. Pero entra en juego la capacidad de amor, de compasión, de comprensión, de aceptación de uno mismo, y esas lágrimas amargas se transforman en diamantes de luz, luz de un Corazón que ha comprendido el Hermoso Misterio que bulle y hace temblar al alma.
Y un ejemplo maravilloso de lo que hablo aquí, nos lo dio con su vida Francesco de Asís.
Su vida la pondría en un frasquito de esencia pura, con el nombre de LAGRIMAS DE LUZ. Para todos los que, como él, y muchos más, están viviendo este momento.

Eisset@

EL AMOR SIEMPRE ESTÁ PRESENTE. ¡¡NUNCA PASA DE MODA!!


Muchos, cuando ven imágenes como éstas o leen textos sobre Jesús u otros hermanos nuestros que en su momento lo dieron todo por el ser humano con AMOR (mayúsculas), piensan que están pasadas de moda o que no corresponden ya al Nuevo tiempo. Ahora hay otros “maestros” a quienes se les tiene con más consideración o se les ve más acorde con los nuevos tiempos. Pero el AMOR…¡¡NUNCA PASA DE MODA!!.
El que abraza, en esta imagen, a esta mujer y su hija, muchos verán que es Jesús de Nazaret, otros Francisco de Asís, o cualquier otro Corazón que latió solo para el Amor. Podréis ponerle el nombre que queráis, pero os aseguro que esta impronta es de nuestro tiempo, mejor dicho, de nuestro momento.
Ayer, fugazmente, en un documental sobre lo que está pasando en Oriente Medio, y en Europa, sobre los refugiados sirios, vi una imagen calcada a ésta, pero viva, actual, que me hizo vibrar de pies a cabeza.
Un médico sin fronteras, ataviado de una forma parecida, abrazaba a una mujer desesperada que llevaba entre sus brazos a su hija moribunda.
Ante los bombardeos, sin hospitales, pues estaban calcinados, y sin poder prestarle ningún tipo de ayuda, solo pudo abrazarlas y darse a sí mismo, llorando con ellas.
¡¡EL AMOR SIGUE VIVO!! en miles de corazones humanos, sean las que sean sus creencias, ¡¡Y MÁS VIVO QUE NUNCA!!
EL Amor podrá ser herido, perseguido, machacado, ignorado, pero sigue presente siempre, resurgiendo, levantándose constantemente, con más ganas aún de entregarse.
En aquel momento, ante aquella escena, mi corazón vibró como nunca, y me fundí en mente, alma y voluntad con ese hermano, con esos hermanos que han decidido darlo todo sin pensar en las consecuencias.
Y no digo que con mi cuerpo, porque éste está donde está, en mi lugar, en mi destino, y con él, con mis manos, con este teclado, con este ordenador, en una tarde de sábado como hoy, me uno al Amor, a mis hermanos, a todos los que lo han apostado todo por esta humanidad, en medio de tanto caos, desesperación, ignorancia e indignidad humanas.
¡¡BRINDO POR EL AMOR, POR ESTA HUMANIDAD!! Pero a esta realidad en la que compartimos nuestros distintos mundos personales, hay que sanarla, y solo puede hacerlo el AMOR.

El Arca del Amor

Eisset@