DESPERTAR

 

abundancia

Despertar es abrir el corazón y salir de la mente, que lo único que hace es crear divisiones.

Despertar es comprender que no existen personas buenas y malas, sino que todos somos hijos de la Luz y todos nos equivocamos en mayor o menor medida

Despertar es comprender que el mal se enseña, es adquirido, mientras que el bien es inherente a nuestra naturaleza humana.

Despertar es aprender a mirar con el corazón y no con los ojos

Despertar es adquirir la capacidad de ver que todo es espíritu, cuando todo parece materia, es aprender a ver luz donde pareciera que hay sólo oscuridad.

Despertar es amigarnos con nuestros padres, abrir nuestra compasión por ellos, y posteriormente perdonarlos. Es comprender que mientras no estemos en paz con los seres que nos dieron la vida, no podremos estar en paz con nadie.

Despertar es tener la plena certeza de que jamás vamos a morir, y accionar en el mundo desde ese conocimiento.

Despertar es darnos cuenta que todo odio, rencor, enojo o resentimiento que seguimos sintiendo hacia otra persona, sin importar cuánto daño nos haya hecho, sólo nos hace daño a nosotros mismos, y a nadie más.

Despertar es amigarnos con nuestro dolor, en vez de luchar contra él. Es bendecirlo dolor y tomarlo como un maestro, en vez de como un enemigo.

Despertar es ver a todos los seres humanos como nuestra familia, y no sólo a aquellos con quienes compartimos la vida, nos sentimos identificados, o piensan igual que nosotros.

Despertar es tener la plena certeza de que nadie te puede dañar, de que todo daño que experimentes es sólo a tu ego, mientras que tu Ser (tú), permanece intacto e inafectado.

Despertar es recordar que el amor es la solución para todos los problemas, y que todos tus problemas se deben a la falta de amor.

Despertar es aprovechar el tiempo en todo aquello que te llevarás contigo luego de tu paso en la Tierra, en vez de utilizarlo para cubrir satisfacciones físicas pasajeras (viajes, sexo, comida) o psicológicas (búsqueda de pareja, dinero, poder, amor).

Despertar es permanecer en silencio cuando todo alrededor es caos, aprender a dirigir tu atención hacia tu interior cuando los estímulos externos quieren atraparte.

Despertar es dejar efectivamente de buscar afuera lo que está adentro, y no sólo leerlo en un libro o repetirlo racionalmente.

Despertar es recordar que este mundo sólo es un escenario más, y no darle más importancia que la que realmente tiene.

Despertar es experimentar que tú no eres más importante que nadie, y a la vez que nadie es más importante que tú. Es saber que tú eres igual a todos los santos, y comprender que cuando adoras a uno de ellos, te estás adorando a ti mismo.

Despertar es recordar que sólo hay uno de nosotros, que formamos parte del mismo mar, y no somos olas separadas.

Despertar es sentir, vibrar, y dejar de pensar.

Despertar es comprender que nosotros mismos generamos nuestro sufrimiento, y no hacer responsable a nadie ni a nada más.

Despertar es sentir compasión y amor por los errores de los demás (incluso asesinos, violadores, o gente dañina), y no juzgarlos ni condenarlos.

Despertar es cuidar con mucho amor y respeto nuestro cuerpo, sabiendo que sin él no podríamos realizar nuestra misión divina, que es la de traer luz a la Tierra.

Despertar es dejar de hacernos daño, ya sea física, psicológica, o emocionalmente.

DESPERTAR ES AMARNOS SIN CONDICIONES, Y DESDE ESE GLORIOSO AMOR QUE NO CONOCE PREFERENCIAS, AMAR A TODO SER VIVO QUE SE CRUCE EN NUESTRO CAMINO

Saludos y luz

Por Lic. Fernan Makaroff

LUZ EN EL SENDERO…

LUZ EN EL SENDERO…

Antes que los ojos puedan ver, deben ser incapaces de verter lágrimas.
Antes que el oído pueda oír, debe haber perdido su sensibilidad.
Antes que la voz pueda hablar en presencia de los Maestros, deberá haber perdido la facultad de herir.
Antes que el alma pueda estar en presencia de los Maestros, sus pies deberán haberse lavado en la sangre del corazón…
Mata todo sentido de separación.
Desea solamente lo que existe dentro de ti.
Desea solamente lo que está más allá de ti.
Desea solamente lo que es inalcanzable.
Pues, dentro de ti está la luz del mundo…
Sí eres incapaz de percibirla dentro de ti, es inútil que la busques en otra parte…
Es inalcanzable porque retrocede eternamente.
Entrarás en la luz, pero jamás tocarás la llama…
Busca el camino.
Busca la flor para que florezca en el silencio que sigue a la tormenta: no hasta entonces…
Y en ese silencio profundo se producirá el misterioso acontecimiento que demostrará que se encontró el camino.
Llámala como quieras: es una voz que habla donde nadie habla: es un mensajero que llega, un mensajero sin forma ni sustancia; o es la flor del alma que se abrió.
Ninguna metáfora puede describirla…
Oír la voz del silencio es entender que la única guía verdadera proviene del interior… pues cuando el discípulo está preparado, también lo está el Maestro…
Aférrate a lo que no tiene sustancia ni existencia.
Escucha solamente la voz que es insonora.
Mira solamente lo que es invisible.
MABEL COLLINS

https://viajealeternopresente.wordpress.com

EL RENACER

girasuliscopiaEL RENACER
El viento me pidió que te trajera su fuerza, el agua de lluvia su bendición. No estás derrotad@. Sólo cansad@, nada más.
Te estás aclimatando a la pureza de la nueva energía que impregna a la Tierra. Respira con calma. Enraizate en la esencia de tu ser.
El caos que tus ojos presencian es sólo transformación. Siente en paz. Los pájaros trinan una buena noticia, escucha con el corazón: “Renacerás”.
Atravesamos una metamorfosis profunda como paso necesario para emprender la magia del vuelo dorado. Sin saber que se transformaría en una bella mariposa, la oruga también creyó que había llegado su fin.
Todo estaba muy oscuro, no había salida, el sentimiento de opresión era asfixiante, sin embargo confió en su naturaleza interna y se reencontró con el Sol. Ahora más que nunca, eterno amigo peregrino, hay que seguir confiando.
Si todavía no ves cómo sigue el camino es porque este trecho se recorre con la guía de la fe. La ilusión se desvanece con los ojos internos. Puede que reniegues y amenaces con desistir, de todos modos seguirás andando.
Tu espíritu sabe, por eso te impulsa. Este contexto es propicio para otorgar aún más brillo a tu gema sagrada. Viniste a iluminar, eso es lo que estás haciendo. Vas cumpliendo con tu misión.
Ascender resulta extenuante si olvidamos fluir. Todo el esfuerzo quedará en el olvido cuando tus fibras rememoren la libertad del vuelo. La primavera de un nuevo tiempo está despuntando.
Millones de multicolores alas engalanarán el cielo anunciando el comienzo de la era de luz. Estarás ahí, danzando en el arco iris, disfrutando haber renacido a la inocencia de tu paraíso interno.
La sincronicidad te estimula a que permanezcas atento a las señales. Si una mariposa cruza hoy tu sendero, desplegando su gracia y delicadeza, no dejes de agradecerle.
Viene a recordarte que ella también vivió momentos de tremenda confusión y caos, sin embargo confió. No temas.
La existencia guía tus pasos. Tu traje es lavado, con la pureza del amor, por la energía sutil que te rodea. Renacerás.

Sonia Romero Rojas

https://viajealeternopresente.wordpress.com

A Veces…


A veces me sorprendo a mí misma cuando siento deslizarse por mi mejilla una lágrima contemplando un amanecer, cuando la gran mente ruidosa, distorsionadora y asfixiante de esta realidad, permanece dormida.
A veces esa lágrima es amarga, silenciosa, que provoca un fuerte dolor en mi alma, en mi corazón, al contemplar la realidad que comparto con el resto de la humanidad. 
Una realidad donde la manipulación y la indignidad es una constante. Una realidad donde el más fuerte, el que más tiene, triunfa.
Nos hemos acostumbrado tanto al dolor y al sufrimiento propio y ajeno, que nos hemos vuelto indolentes.
La excusa que está más de moda es que todo está en un perfecto orden divino, que Dios es Todo, que todos somos UNO, y así queda justificado. Los que sufren, los que mueren de hambre, los que son desheredados, a los que se les usurpa la dignidad que por derecho divino les corresponde, es porque así lo han elegido, es su aprendizaje, su karma, etc…

Sigue leyendo

EL CAMBIO DE PERCEPCIÓN – – Por Jorge Lomar

EL CAMBIO DE PERCEPCIÓN 

Por Jorge Lomar

(Escritor, facilitador y orientador. Co-fundador de la Escuela del Perdón).

Publicado en Universo Holístico

PAZ Y LIBERACIÓN

No te engañes. Si sigues sufriendo, si te sientes víctima del mundo o de alguna persona en concreto, si por dentro estás juzgando o atacando a lo que ves… no has perdonado. El perdón se caracteriza fundamentalmente por sus efectos: paz interior y liberación de los hechos y las personas. Puede que pienses que has hecho un buen número de visualizaciones, que por cierto, siempre ayudan, o que hayas llorado algo tan intensamente que te de la sensación de que el perdón ya esté concluido. Sin embargo, el perdón no se define por el esfuerzo realizado ni por la cantidad de sufrimiento que hayas expresado. Se define por sus efectos liberadores, y estos suceden solamente cuando en la profundidad de tu mente se asienta un verdadero cambio de percepción.

UNA DECISIÓN DE CAMBIO

En la primera entrega de esta serie de artículos sobre el perdón que hoy cerramos, hablé de que todo comenzaba con una decisión. Era una decisión sobre el modo de ver al mundo y a mí mismo. El modo de ver está íntimamente relacionado con el modo de ser. Según somos, así vemos el mundo, y según vemos el mundo, así creemos ser. Esto se debe a que, en realidad, y tras la apariencia de un cuerpo, una serie de disfraces sociales y una batería de recuerdos personales, lo que somos es conciencia pura. La conciencia se define por ver. El “modo de ser” de un punto de conciencia concreto no es otra cosa que un particular modo de ver o percibir al que habitualmente llamas “yo”.

¿Cuál podría ser el motivo para desear cambiar mi modo de ver/ser? Primero de todo, uno tendría que aceptar la idea de que, efectivamente, según mi modo de ver, siento de un modo u otro, por lo tanto soy el responsable de mis propios sentimientos. Además, es preciso haberme percatado de que dispongo de la capacidad natural intrínseca de cambiar esos programas y patrones mentales que organizan mi modo de ver y que causan mi malestar. Por último, es necesario reconocer que con el modo de ver actual experimento sufrimiento de diversos modos. Y no estoy dispuesto a conformarme ¿porqué hacerlo si está en mi mano cambiarlo? Resumiendo, para cambiar de un modo natural deben encajar tres factores: es razonable, es posible y es mi voluntad. La misma experiencia del cambio de percepción te hará saber además que es el único modo auténtico de hacer un beneficio sustancial y profundo a ti mismo y a tu entorno en cualquier situación de conflicto.

Sigue leyendo