Pensamiento del Dia: 25 de Febrero

281628_244218048932573_154317147922664_868416_3919553_n

Todo sufrimiento es una invitación a aceptar profundamente el momento presente. El sufrimiento, el estrés o malestar psicológico deja de ser algo malo o dañino que hayamos de trascender o destruir, y se transforma en una oportunidad única de que veas con qué sigues en guerra, qué es lo que todavía buscas. En el interior del sufrimiento, siempre encontrarás esta guerra; siempre encontrarás la ceguera a esta profunda y total aceptación. La guerra es, por tanto, una invitación a regresar a esta aceptación profunda y total. El sufrimiento duele, y el dolor nos señala el camino a casa.
«Nostalgia» es una bella palabra que literalmente significa «el dolor del regreso al hogar». Pero también podría significar «el descubrimiento del hogar incluso en medio del dolor», porque el hogar está siempre presente, aun en mitad de todas esas experiencias de las que preferirías escapar, lo mismo que el océano está siempre presente en cada ola v adopta la forma de cada ola.
Intentamos cultivar en nosotros cualidades como el amor, la paz, la aceptación y el desapego. Nos agotamos intentando amar, intentando aceptar, intentando relajarnos, intentando no juzgar y no identificarnos con nada, e incluso intentando poner fin a la búsqueda de una vez por todas. Pero cuando descubrimos quiénes somos realmente, nos damos cuenta de que todas estas cualidades no son resultado del esfuerzo de una persona separada, sino que están ya presentes de modo natural en quienes somos antes de que nos identifiquemos como personas separadas. Lo que somos es por naturaleza expresión de amor y aceptación, está profundamente relajado y siempre en paz, nunca apegado a ninguna forma, v nunca ha buscado nada. Por naturaleza, no juzga ni elige, y está siempre libre de toda identificación. Es el océano, siempre en reposo en medio de la tormenta, permitiendo eternamente la existencia de cada ola, sin juzgarla, sin oponerle resistencia ni apegarse a ella. El final de la búsqueda de toda una vida no es una meta futura, sino lo que ya somos.

(Jeff Foster de su Libro La más profunda Aceptación).

Pensamiento del Dia: 24 de Febrero

3-pintar-tu-destino

Desde la perspectiva del océano, nada es un problema, en el más profundo sentido. El dolor, la ira, la frustración… vienen y van en el océano, y no son, en sentido real, un problema. Pero como los seres humanos no nos damos cuenta de quiénes somos realmente, hacemos un problema de ellos. Decimos: «¡Esta ola no debería estar en el océano! Pone al océano en peligro…, pone en peligro lo que soy. Impide, en cierto modo, la completitud del océano, y, si pudiera librarme de ella, volvería a haber completitud».
Lo que hacemos, en esencia, es no permitir que una ola esté en el océano. ¡No permitimos que una ola, que ya es expresión perfecta de la vida, esté en la vida! Estamos tan profundamente condicionados a juzgar las olas, a dividirlas en buenas, malas, feas, hermosas, seguras, peligrosas, positivas o negativas que acabamos pasando por alto la completitud inherente a cada ola de experiencia: a cada pensamiento, sentimiento y sensación.
Nos erigimos en jueces de las olas y, básicamente, juzgamos que unas están bien y otras no están bien, así que permitimos que algunas existan en lo que somos y otras no. Y aquí es donde empieza eso a lo que llamamos resistencia. Muchos maestros espirituales hablan de la resistencia que oponemos al momento presente y de cómo esa resistencia se halla en la raíz de todo nuestro sufrimiento psicológico. Ahora podemos entender por qué nos resistimos a un pensamiento o sentimiento: le oponemos resistencia porque no vemos la completitud en él, porque, a cierto nivel, lo percibimos como una amenaza a lo que somos. Nos resistimos por miedo, porque no vemos la inseparabilidad e intimidad que hay entre lo que somos y lo que aparece en la experiencia presente. Así que, a cierto nivel, sentimos que lo que está ocurriendo no está bien, y nos retiramos para evitarlo.

(Jeff Foster de su Libro La más profunda Aceptación).

Un Momento de Felicidad

Un momento de felicidad,

tú y yo sentados en la varanda,

aparentemente dos, pero uno en alma, tú y yo.

sentimos el Agua de Vida que fluye aquí,

tú y yo, con la belleza del jardín

y el canto de las aves.

Las estrellas nos mirarán,

y les mostraremos

lo que es ser una fina luna creciente.

Tú y yo fuera de nosotros mismos, estaremos juntos,

indiferentes a conjeturas inútiles, tú y yo.

Los papagayos del paraíso harán el azúcar crujir

mientras reímos juntos tú yo.

de una forma en este mundo,

y de otra en una dulce tierra sin tiempo.

Rumi

https://viajealeternopresente.wordpress.com

A través de la eternidad

 

A través de la eternidad

La Belleza descubre Su forma exquisita

En la soledad de la nada;

coloca un espejo ante Su Rostro

y contempla Su propia belleza.

Él es el conocedor y lo conocido,

el observador y lo observado;

ningún ojo excepto el Suyo

ha observado este Universo.

 

Cada cualidad Suya encuentra una expresión:

la Eternidad se vuelve el verde campo de Tiempo y Espacio;

Amor, el jardín que da la vida, el jardín de este mundo.

Toda rama, hoja y fruto

revela un aspecto de su perfección:

los cipreses insinúan Su majestad,

las rosas dan nuevas de Su belleza.

 

Siempre que la Belleza mira,

el Amor también está allí;

siempre que la belleza muestre una mejilla sonrosada

el Amor enciende su fuego con esa llama.

Cuando la belleza mora en los oscuros vallecitos de la noche

el Amor viene y encuentra un corazón

enredado en los cabellos.

La Belleza y el Amor son cuerpo y alma.

La Belleza es la mina, el Amor, el diamante.

 

Juntos han estado

desde el principio de los tiempos,

lado a lado, paso a paso.

 

Deja tus preocupaciones

y ten un corazón completamente limpio,

como la superficie de un espejo

que no contiene imágenes.

Si quieres un espejo claro,

contémplate

y mira la verdad sin vergüenza,

reflejada por el espejo.

Si se puede pulir metal

hasta asemejarlo a un espejo,

¿qué pulido podría necesitar

el espejo del corazón?

entre el espejo y el corazón

ésta es la única diferencia:

el corazón oculta secretos,

pero el espejo no.

Rumi

The Divani Shamsi Tabriz, XIII

https://viajealeternopresente.wordpress.com

El Amor es insensato, no razona.

El Amor es insensato, no razona.

La Razón busca un beneficio.

El Amor se te declara,

consumiéndose, inmutado.

 

Sin embargo, en medio del sufrimiento,

el Amor avanza como una rueda de molino,

sencilla y de dura superficie.

 

Habiendo muerto de interés personal,

lo arriesga todo y pide nada.

El Amor pierde apostando cada regalo

otorgado por Dios.

 

Sin causa, Dios nos dio el Ser;

sin causa, devuélvelo otra vez.

Rumi

Mathnawi VI, 1967-1974