UNA MISMA EXISTENCIA SOMOS-Capitulo-7

UNAMISMAEXISTENCIASOMOS

 

Una misma existencia somos, la Creación.

tú y Yo.

Todo es manifestación de Dios,  todo es perfecto.

 

Y aquellos que saben en todo y a cada instante,

descubren la perfección.

 

Aunque la mente inferior no comprenda

y ponga objeciones,  todo en el Universo está bien.

 

Esto lo sabe la mente superior, que es capaz de trascender

la ilusión de tiempo y descubre la perfección

en el eterno presente.

 

El Amor es la realidad misma,  no es imaginación,

tampoco recuerdo.

 

Futuro es imaginación,  pasado es recuerdo,

presente es realidad,  ahora y aquí,

fuera de la imaginación,  más allá del recuerdo

y del trabajo del intelecto.

 

Intenta descubrir lo que es percepción pura,

atemporalidad presente.

 

El intelecto no es la conciencia,  sino un instrumento suyo,

un clasificador de datos que se vale de la memoria

y de la imaginación,  pero desnaturaliza el presente,

le hace perder su Vida transformándolo en recuerdo

o en imaginación.

 

El intelecto analiza,  compara y archiva,

califica y clasifica,  pero el intelecto no es el Ser,

no es la Vida,  no es la Conciencia,  nada experimenta,

desconoce el sentimiento,  el Amor y la dicha.

 

Yo,  el Amor,  soy inalcanzable para el intelecto.

No soy analizable ni comparable,  no puedo ser imaginado ni recordado,  sino vivido en el presente,

sólo en el presente.

 

Yo soy el Origen de todo,  nada por Mí creado

puede asirme como no puede la mano

asir su muñeca.

 

Soy Amor y sólo al Amor me revelo,

y sólo en el presente.

 

Pero la mente inferior vive imaginando,

recordando o analizando en el brumoso futuro o pasado,

y Yo soy el presente.

 

 

Lo imaginado o recordado no tiene vida,

no existe en realidad, no ha llegado o ya se fue,

pero Yo,  la Realidad misma, aquí estoy,

ahora mismo,  aquí y ahora, dentro de ti

y en todo lugar.

 

Si calmas tu mente inferior y alcanzas la superior,

podrás conocer la perfección, la incomparable plenitud del presente.

 

Contempla lo que te rodea.

¿No ves que es más que un cuadro genial?

Observa las formas,  las luces y sombras,

los matices.

 

Yo he pintado lo que miras,  lo concebí en mi Mente

desde la eternidad.

 

Pero algunos no ven,  se maravillan ante una tela muerta

sin relieves,  sin aromas,  sin sonidos,

y ante la realidad viviente,  palpitante y colorida,

son indiferentes.

 

Intenta percibirte percibiendo.

Entonces quien percibe es tu mente superior Yo soy.

 

Si quieres conocer la verdadera Vida cesa un poco de pensar,

de calcular y medir,  de imaginar o recordar.

Deja ya de postergar porque nada hay que esperar.

 

La Puerta del Reino aquí está: aquí y ahora,

en Amor.

 

Pero no puede ingresar a ella la mente inferior,

porque no vive en el presente.

 

Y sólo aquí y ahora,  en Amor,

se vive de verdad.

 

El paraíso siempre ha estado a tu alcance,

más cerca que tu piel,  pero no es un lugar

sino una forma de conciencia.

 

Existe una dimensión tuya que jamás salió del Edén,

que nunca saldrá de él.

 

Vives como un sediento sumido en aguas frescas infinitas

buscando el paraíso,  estando en medio de él,

pero no te das cuenta porque tu mente

deforma el presente.

 

Todo va según mi Plan,  todo está bien.

El mundo requiere de tu ayuda,  tú se la darás

y todo sigue perfecto.

 

Tu mundo sufre,  se ha violado demasiado al Amor,

pero es un proceso hacia la toma de conciencia.

Pronto el dolor cesará,  tú serás obrero en mi Labor

y todo sigue bien.

Intenta trascender el tiempo,  todo va bien a cada instante.

 

Las imperfecciones de la vida,  el error y el sufrimiento

son parte de la evolución,  son un proceso.

El niño se cae y golpea hasta que aprende.

 

Todo proceso llega a su fin y comienza otro

cada vez más fino, con más felicidad y menos sufrimiento,

más cerca del centro,  en la espiral evolutiva.

 

 Quien todo genera,  Yo soy,

y mi Obra es perfecta en todo momento y lugar,

por eso a cada instante el sabio descubre la perfección.

 

Para encontrar el paraíso basta con dejar de buscarlo,

basta con abandonar la idea de estar fuera de él

y luego abrir los ojos y Ver.

 

Descubre la maravilla que te rodea, siente el milagro de tener vida

de ser una criatura de Dios,  un templo de su espíritu

flotando en un luminoso Universo con millones de mundos a tu alrededor.

 

Tan habituado estás al paraíso que supones

que debe ser otra cosa,  pero es simplemente

ser Consciente de la Vida.

 

Para captarlo detén tus pensamientos,

relaja tu mente,  rostro y cuerpo,

olvida tus historias personales,  desconéctate del personaje

que representas en la vida,  concéntrate en tu respiración

y luego percibe, siente tu cuerpo.

 

Puedes mover tu mano,  mirar su forma,

sus matices.

Tú eres el amo de su movimiento, es un milagro,

pero estás demasiado habituado a él.

 

Algunos duermen tan profundo que necesitan quedar lisiados

y luego recuperar el movimiento para despertar y valorar,

agradecer y disfrutar.

 

Aprovecha la ocasión,  tienes vista,

percibe los aromas y sonidos,  disfruta de tus sentidos

como si fuera la primera o la última vez.

 

Afina tu atención y descubre el prodigio:

Yo estoy detrás de tus sentidos,  soy el Ojo de tu ojo

estoy en tu raíz.

 

Yo soy tu Mente Superior.

Siempre estoy en el paraíso y tú,  siempre fuera de él,

en el personaje, en tu mente inferior.

 

Las aguas inquietas se ponen turbias,

no dejan pasar la luz.

Calma las aguas de tus sentimientos,  sosiega tus pensamientos

y se transparentará tu luz.

 

Todo comienza por tu fe como por mi fe

se sostiene la creación.

 

Por mi fe la unidad se vuelve multiplicidad

Por tu fe,  la multiplicidad se vuelve unidad.

 

Unidad es realidad,  multiplicidad es ilusión.

 

Si quieres encontrarme inmediatamente,

supera tu intelecto,  tu mente inferior,

porque un día entero de pensamientos religiosos

valen menos que un segundo en el presente en Amor.

Porque entonces estamos unidos y somos Uno.

 

Pero al paraíso,  al Reino de los Cielos,

a la mente superior,  no pude llegar quien no sirve al Amor,

porque no tiene fe,  ni paz interior, ni la mente en calma,

porque no tiene la conciencia limpia.

 

 A la Conciencia Divina sólo se llega

                       con el crecimiento del Amor.  

                                             Enrique Barrios.

                                             Mensaje Acuariano.

                                                                   Voz de Dios Amor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s