VENID

Ven, si te encuentras sin fuerzas, te cansaste de esperar, si te quedaste sól@ en el camino, si ni aún la soledad te acompaña. 
Ven, si la enfermedad te persigue, si el dolor no te abandona. 
Ven, si tus pensamientos te atormentan, si no puedes vivir, si te falta la respiración y te ahogas. 

Ven, si la pobreza es tu única compañía, si la riqueza no te llena. 

Ven, si te preguntas : ¿por qué a mí? y no obtienes respuestas. 
Ven, tú que ya nada esperas porque todo lo has vivido. 
Ven, si tu mente te atormenta, si el desamor, el odio, el rencor te rompen el corazón. 
Ven, si por amar te persiguen. 
Venid a mí, tomad mis manos, os llevo donde la Paz no es una quimera, sino el aire que respiráis. 
Sí. Venid conmigo a mi Templo, donde el Amor es mucho más que una palabra, un sentimiento, un pensamiento: es la VIDA misma. 
Venid.
Ángel Hache
http://escrito-en-el-viento.blogspot.com.es/

 

UN DÍA CUALQUIERA

Te levantas un día cualquiera. Todo parece rutinario, organizado, sin sobresaltos y… sin embargo, un instante, un segundo, ¡todo ha cambiado! Ya no habrá más rutina, todo lo que estaba construido se ha desmoronado como un castillo de naipes, quedan las cartas… caídas, que hay que recomponer una a una, pero ya nada será igual. La Vida te acaba de mostrar, puede que de una forma brusca, que lo pasado es eso, pasado. A partir de ahora hay que empezar de cero, aunque con la memoria de una “vida pasada” en esta misma existencia.

“Me he quedado sin el trabajo por el que me esforcé tantos años en conseguir…” “El camión que se quedó sin frenos acabó estrellándose contra el banco, en el que casualmente me encontraba esperando el bus que me llevaría a casa a descansar un día más…” “Me ha abandonado aquella persona que creía sería quien me acompañaría toda la vida…” “Perdí todo el dinero que había atesorado debido a una desacertada decisión…” “Comprendí…”

Sea como sea, la Vida hoy es diferente. Me ha llevado a estar cara a cara ante mí, desnudo, sin adornos, ni siquiera un objetivo… ¡vacío de cuerpo y alma! ¿Y ahora qué? ¿Aún espero algo o tiro la toalla? Ahora soy como un niño, sin edad, con la mirada expectante ante un incierto futuro, viniendo de un pasado que se me escapa por segundos, son vagos los recuerdos… y a cada segundo se desvanecen aún más.

Este instante que ahora vives es el que te has regalado para sentir la Vida de un modo que nunca imaginaste, ser consciente de aquello que pasó de refilón anteriormente y dejaste escapar. Ahora puedes abrir los ojos al verdadero ser que eres y que esperaba, en silencio, el momento en que pudieras mirarte cara a cara, ya sin miedos irracionales, sin posesiones efímeras… Como un recién nacido, tienes toda una vida por delante, una oportunidad de oro que no has de despreciar.

Un día cualquiera ya no serás quien fuiste: despertarás de un largo letargo, de sueños que se esfuman cada amanecer. Un día cualquiera saldrás, cual mariposa, del capullo en el que te encerraste. Morirás al pasado y saldrás volando, conociendo de primera mano una dimensión que te llevará a explorar al ser que eres, siempre fuiste y serás.

Ángel Hache
http://escrito-en-el-viento.blogspot.com.es/

https://viajealeternopresente.wordpress.com

SEMILLAS


Hace algún tiempo de tu visita. ¡Cuántas preguntas desde aquel inolvidable día! No lo tengo marcado en el calendario, sí en mi memoria intemporal. Pensaba que era el fruto de imaginaciones febriles, pero no, era demasiado para ser casual…

Todo comenzó años atrás, cuando en plena adolescencia mi alma descubrió un sentimiento hasta entonces dormido…, la primera señal que sólo comprendí mucho tiempo después.

Descubrir quién soy fue entonces explorar el mundo que me rodeaba. Mi adolescencia se debatía entre dos mundos, a veces enfrentados, la seguridad dejada en manos de otros no era nada cuando salía de su ámbito. El mundo y yo, nadie más. Y tú permanecías en silencio, en realidad no sabía de tu existencia, sin embargo tú sí de la mía. Paso a paso ibas dejando pistas…

La segunda señal, ¡cómo olvidarla! Estaba todo tan claro y sin embargo yo tan ciego. Fue necesario ir viviendo en el tiempo y el espacio lo que contemplé en un relámpago de eternidad ante mí para comprender. Un tiempo de inflexión radical en mi vida. Dejé todo lo que era mi pilar hasta entonces, familia, amigos, la tierra que me vio crecer. Empecé a escribir en las páginas en blanco de mi juventud; las injusticias sociales no me eran indiferentes, busqué cómo paliarlas pero ninguna iniciativa tomada me satisfizo al completo. Toda acción generaba una reacción… imparable.

Y las señales continuaban. Lo vivido en el no-tiempo iba tomando forma inexorablemente. ¿Podía escapar a un destino escrito de antemano? Hay veces en que dudo de dicha posibilidad, sobre todo porque era yo quien lo había escrito ¿tiempo atrás?

Cuanto más me alejaba de ti, más cerca me encontraba sin saberlo. ¡Tanto por recomponer, por vaciar en ese tiempo!

Un día de luna llena. ¡Otra inmersión en la eternidad! Tomaste una forma con la que podría comprender… Vaciaste mi alma cómo sólo sabe hacer quien ama, quien se pone en la piel del otro, quien es uno más allá de la dualidad. Dejaste una huella imborrable: una semilla que debía alimentar no con grandes hechos, sino simplemente con los pequeños actos cotidianos de la vida, que germinaría con el tiempo.

Y los años pasaron… Y ahí estabas tú, cuando menos lo esperaba, con un ropaje que no me era desconocido… ¡Lo llevé un día muy especial en mi vida! Tu sentido del humor… Ni siquiera entonces lo comprendí, creí que eras otro. Hoy sí lo sé… ¡Soy yo! La semilla convertida en planta abriendo sus pétalos al sol.

Todo este tiempo ha sido un viaje al encuentro, de mí mismo, del Ser que soy, el que ha creado esta realidad espacio-temporal en que estoy inmerso. ¿Por qué?, por amor.

Más semillas están brotando en otras tantas almas buscando la luz de su propio Ser.

Ángel Hache.

http://universo-espiritual.ning.com/

https://viajealeternopresente.wordpress.com

SIN ENEMIGOS

SIN ENEMIGOS

La expansión de nuestra conciencia se nos presenta en el día a día como una gran oportunidad. Partimos sin principio ligeros de equipaje adquiriendo experiencia a través de nuestra fusión con los diferentes estados de la materia, sublimándola, fusionándola, con nuevos elementos, con lo más preciado de nuestro conocimiento: el Amor. Llegamos a saber entonces que cualquier lugar del universo que habitemos es en sí ser uno con el Universo. Somos entonces co-creadores conscientes de la Vida. Cualquier átomo, célula, molécula… estrella, son parte integrante de nuestro ser infinito. La dualidad, la ilusión, es ya aparente, pues no estamos separados de nada ni de nadie y aun así nos sumergimos en ella llevando un “nuevo” elemento: luz, al Uno, al Padre, que nos habita. Y la Hermandad se convierte en nuestra huella allá por donde nuestros pies nos lleven. Ya no hay enemigos, es sólo la ilusión de la separatividad: tú no eres sólo tú, eres yo y, yo soy también tú y nos convertimos en NOSOTROS.

Ángel Hache@

https://viajealeternopresente.wordpress.com

TE ACEPTO TAL COMO SOS (poesia-meditación texto y en video)

“Te acepto tal como sos…”

¡Quién esa expresión no usa!

Pero en el fondo sabemos

que la frase está inconclusa…

 

Porque en realidad pensamos:

“Te acepto tal como sos…

siempre y cuando sólo muestres

lo que me gusta de vos…!”

 

¡Qué distinto que sería

si nada te disgustara…!

Si lo que ves en el otro…

¡de corazón lo aceptaras!

 

Si casi ni reparases

en sus faltas y defectos…

Si viendo su imperfección…

¡pudieras verlo perfecto…!

 

Si recordaras que está

como vos, haciendo un viaje…

y a fuerza de equivocarse,

creciendo en su aprendizaje…

 

¡Que distinto que sería

si expandieras tu visión…

y vieras sólo la luz

brillando en su corazón…!

 ¿Podés lograr eso, camarada de ruta?

 ¿O te cuesta mucho hacerlo…?

 Si alguien no se comporta como vos hubieses esperado…, ¿reaccionás desde el ego ¨herido¨, …o desde el espíritu ¨inafectable¨…?


Cuando empezamos a sentir realmente que TODOS SOMOS UNO…, que todos somos Maestros y Discípulos los unos de los otros…, y que cada encuentro –o desencuentro- con el prójimo, es solamente una ¨excusa¨ para nuestro aprendizaje…, comienza entonces el corazón a abrirse…a ampliarse…y a transformarse en esa Casa Grande que a nadie deja afuera…


Porque un corazón abierto ya no tiene tiempo para la dureza, para la exclusión, para el conflicto… : ¡sólo tiene tiempo para destilar miel…!


Y cuando empieces a sentir en vos esa dulzura…¡sabrás que te has contactado con lo Sagrado en tu interior…, y desde allí…con el Corazón Universal…!


Si te interesara ese cometido, tal vez la siguiente meditación, te pueda ser útil…


MEDITACION : COMPRENDER Y PERDONAR


Entrás en un estado sereno y meditativo a través de tu procedimiento usual…, y comenzás a visualizarte haciendo una compra en el comercio que tu intuición te indique (farmacia, almacén, panadería, boutique, ferretería…el que sea).


Allí estás…pidiendo ese producto específico que necesitás…; y el vendedor…, mostrándotelo de mala gana…


Al ver sus modales antipáticos, pensás… “¿qué le pasa a este buen hombre…? ¿porqué me trata de esta forma…? Tal vez hoy está teniendo un mal día…”


Y en tu intención de comprenderlo, le sonreís…, como queriéndole hacerle notar –de una manera silenciosa-, que está todo bien…, que no vas a juzgarlo por un desplante ocasional…, (y simultáneamente con tu pensamiento le decís “¡te acepto y te quiero!…”).


Pero por alguna extraña razón, él interpreta tu sonrisa como un gesto de “debilidad”…; de que no vas a oponerle resistencia a su agresividad…; de que vas a soportar mansamente su ¨destrato¨…¡ y acentúa entonces aún más su proceder irritante…!


Inspirás profundamente…como respaldándote en esa bocanada de energía que la inhalación te aporta…, y te preguntás rápidamente a vos mismo : “¿soy ego…o soy espíritu…? ¿…reacciono…o tolero…?”


Por supuesto que el ego pide de inmediato “pararle el carro” a ese ¨desubicado¨ : no quiere que nadie lastime su orgullo.


Pero el espíritu, en cambio, sabe bien que el orgullo no tiene cabida cuando actuamos desde la bondad y la compasión…; y que el amor y la pureza de intención, son tu mejor escudo : bajo su resguardo, nada ni nadie pueden lastimarte.


Y también sabe que esa persona detrás del mostrador…es otra partecita de tu Ser total…, y tal vez no sólo esté pasando por un “mal día”…; ¡tal vez esté pasando por una “mala vida”…!


Y esa súbita y callada toma de conciencia, disuelve en vos cualquier hostilidad que quisiese empezar a aparecer…, y automáticamente, lo confina al ego “al asiento de atrás…”.


Le seguís sonriendo al vendedor malhumorado…mientras le expresás con tu pensamiento : “¡hermano…, no te das cuenta que así sos vos el que se maltrata a sí mismo…! ¡yo igual te sigo queriendo…”.


(¡ Y en un luminoso destello de repentina comprensión…, se te aparece en su total magnitud el significado concreto del verbo “perdonar”…!)


Mientras te dirigís a la caja a abonar el producto, sentís que no hay resistencia alguna en tu corazón…; sólo tal vez el suspiro de una pequeña desilusión…, el esbozo tenue de una mínima pena… ¡por tanto camino que a ese compañero aún le falta recorrer…!


(Y en ese momento tal vez “algo” te recuerde íntimamente…que está bien sentir eso…, porque a los Trabajadores de la Luz no les nace odiar…, pero a veces…de tanto en tanto…se decepcionan un poco…). 


Le agradecés en silencio a tu Yo Superior por haber podido mantener a raya al ego…, y mientras te alejás del local…, proyectás una burbuja de amorosa energía sobre el vendedor…; lo abrazás con tu pensamiento…, y celebrás que haya estado allí, con vos, en ese cruce de caminos…porque te regaló la oportunidad de afianzar, una vez más, …tu sereno compromiso con la Luz…

FIN

Jorge Oyhanarte