La siembra bajo el sol

544a8a20b498efe036fcbbb35d9eb20d

La vida se nutre a sí misma en el ser humano que obra.

La duda que te deja sin actuar conlleva a la muerte,

mas las dudas que inquieten a tu corazón

despertarán la vida, así comenzará recién

tu tiempo de siembra bajo el sol.

La siembra será el verdadero tiempo para adquirir conocimiento y verdad.

La vida no tendrá más la calma mortuoria de tu pasado, por el contrario,

grandes sensaciones vendrán a acompañarte en tal período,

sentirás incluso el destierro, la soledad y hasta lágrimas que correrán por tu rostro; 
el sentido de esto no será otro que purificar tu tierra, que no es otra que tu corazón, dejándolo fértil para concebir la verdadera vida.

No te confundas, no todo será triste ya que…

…en la siembra aprenderás a regocijar tu alma en la belleza

y en la simpleza de las cosas, porque ahí estará oculta,

solamente ahí, la inmensidad del universo

del que estás desde el principio de los tiempos invitado a ser parte.

   Comprenderás que sólo el amor sustenta todo

y que absolutamente todo lo demás se desprende de él.

 ¡Alégrate! porque la vida misma estará abrazándote

más que nunca desde esos momentos.

Y cuando nazca tu primera flor…

 …sabrás que la felicidad existe y puede venir a quedarse en el hombre.

…comenzarás a descubrir a Dios.

…comenzarán a brotar los manantiales de agua cristalina desde dentro de tu ser que tendrán el elemento de la vida de sobra para regar todos tus futuros jardines.

…al fin el más precioso sueño de todo los tiempos de la historia guardado y destinado exclusivamente para ti se hará realidad, de este modo comenzará a manifestarse para ti el verdadero “Reino de los cielos” uno que fue prometido hace miles de años y que adhería a su promesa el hecho de poder comenzar a vivirse desde aquí, ahora, desde esta dimensión.   

 Escrito por Cecil Brown
                                        

Más escritos de Cecil Brown en su próximo nuevo libro: 

“DESPERTAR EL ESPÍRITU” Un camino hacia tu ser interno. 

Todos los derechos reservados ®

Anuncios

Alma gemela perdida

almas-gemelas-cosmicas-a

Una noche de luna llena, escapando de una lujosa cena y de su pareja, una mujer se internó en el bosque de la conciencia por donde caminó un largo trecho para finalmente llegar al viejo puente del lugar por el que pasaba un arroyo que crecía cada vez más debido a las lágrimas que a menudo solían caer en él. La mujer aquietándose suspiró y miró su reflejo en el agua, contempló su rostro y al mismo tiempo su vida, ya no eran como antes, en aquel instante ella reflexionó lo que nunca quiso con anterioridad. El arroyo, que pasaba como el tiempo, fue el único testigo de sus palabras:

¡Alma mía, gemela perdida de mi camino!

¡He sido yo la culpable de no poder verte a los ojos!

¡He sido yo quien se dejó llevar por la luz de la superficie del mundo!

¿Estarás aún para mí?

A lo que el arroyo respondió:

¡Mujer! Pensando en los atributos de tu juventud y de tu belleza, solamente quisiste hacer una canción que fuera una alabanza para tu ego, la que aplaudiendo siempre debía de estar el hombre que tenías de turno en los días de tu esplendor. Te paseaste por tantos lechos sin encontrar nada, al paso que perdías tu pureza, la que podrías haber consagrado a tu alma gemela, el compañero real que recién ahora ya vieja comienzas verdaderamente a buscar.

No fuiste tierna con la vida en el tiempo donde tu cuerpo joven quería danzar con el amor.
¿Esperas que ahora la vida lo sea contigo?    

¡Tranquila! Que quien sustenta todo, lo hace también en infinita ternura, la que ahora recién comenzarás a valorar. Aprende a ver ahora lo verdaderamente importante.

Levanta tu rostro ahora mujer y vete a vivir de verdad, mientras exista vida, existirá tiempo. Has que tu hija vea la poesía que es la vida y el amor en los años de su juventud. 

Permite a la vida regocijarse en el verdadero amor.

 Escrito por Cecil Brown

                                           

 Todos los derechos reservados ®

FLUIR… LA NAVE HACIA LA CREACION!

156813_513404435387928_1567930731_n

Fluir significa dejar  que las cosas SEAN, que pase lo que sentimos para que se manifieste nuestro mayor bien. Pero cuando algo deja de fluir es porque realmente dejamos que pase o le ponemos limites? Si le estamos poniendo límites no estamos dejando que fluya. Que paradoja, no?

Cuando uno habla de fluir habla de fluir desde el Amor, pero si a ese fluir le ponemos miedo y nos manejamos desde ese lugar,  no va a seguir fluyendo o van a aparecer las alertas de la mente que nos dicen que esto nos va a traer problemas, nos va a sacar del lugar de eje, de lo que sabemos conocido, de lo seguro.

Entonces empezamos a poner trabas y no dejamos que fluya. Ahí es donde tenemos que preguntarnos: “le voy a dar lugar al miedo a lo desconocido o al juicio mental cuando sé que en este  presente ese fluir me trae Felicidad?”.

El hecho de preocuparnos por un futuro significa que aun pensamos en el tiempo, si el tiempo no existe, para qué tenerlo en cuenta? De todas maneras si no es para nosotros, dejará de fluir y ahí sí nos preguntaremos que es lo que deseamos ahora.

Cuando le doy lugar a la mente, esa arma tan poderosa y tan maravillosa que tenemos, es el momento en donde puedo crear. Crear mi realidad, crear mi presente, crear cosas nuevas, porque la creatividad y la imaginación vienen de la mente,  de una mente despierta. Pero la manifestación de todo eso va a venir desde otro lugar, va a venir desde el maestro interno, desde el  corazón.

Si tenemos en cuenta la teoría que dice que la mente emite una onda eléctrica y el corazón una onda magnética y que cuando corazón y mente están de acuerdo se genera una onda electromagnética y todo fluye, entonces por que hay cosas que no fluyen cuando realmente las deseamos y no podemos crear?

Vamos a suponer que deseo algo y eso que deseo no se manifiesta, por qué? Si lo deseo y lo siento y lo pienso y me siento bien. Por qué no fluye?  Si me imagino viviendo en un lugar que no conozco, que he visto en fotos, que quizás tengo algún registro interno de que alguna vez estuve ahí y ahí pertenezco. Y me siento en paz y me siento feliz imaginándome viviendo en ese lugar, con ese paisaje, con las posibles vivencias.. y mi corazón se siente feliz entonces ahí mi mente y mi corazón generan una onda electromagnética donde tendría que manifestarse el estar viviendo en ese lugar, dejando que todo fluya.  Por qué aún no vivo en ese lugar y no me mudo y las cosas no se me dan, no fluye?

Porque quizás en ese lugar donde no conozco el idioma y es lejano, en el fondo mi mente me dice: “y si no te adaptas al idioma?, y si extrañas a la gente que conoces, a la familia?, y si realmente no es como vos crees?”.

Ese miedo, ese manejo desde el miedo y la incertidumbre hace que no fluya lo que realmente deseo y haga apego a lo que conozco. O quizás doy permiso a que el juicio de los otros me sienten en el lugar de la duda.

Entonces cuando aprendamos o recordemos que dejar fluir significa sacar la mente, crear y dejarla a un lado para que se manifieste a través del corazón, ahí vamos a poder ver y vivir lo lindo y lo nuevo de este mundo. Ahí donde las creencias de las seguridades mentales no tienen lugar y vamos a manifestar una nueva realidad desde el amor.

El corazón no tiene miedos, el corazón siente, el corazón ES en este presente y no mide consecuencias ni mide amor, simplemente ES.

Quitémosle protagonismo a la mente  y la utilicémosla como nuestra aliada, como nuestra creadora y no como nuestra defensa, para poder realmente fluir desde el amor y no frenar los sucesos y justificamos internamente: esto no fluye.

La mente crea pero después se protege de los cambios, por eso es el sentimiento el que manifiesta la Creación. Crear consciente y desde el amor.

Nuestra Divinidad es ilimitada y sabia: Escuchemosla!!

Las cosas fluyen porque todo fluye si nuestro corazón lo desea.

En amor

María Laura Coscia

https://mlcoscia.wordpress.com/

TU, AQUÍ Y AHORA

aqui y ahora

El aquí y ahora es lo nuevo,
la memoria es tan solo una ilusión mas del ego
para respaldar una personalidad o imagen en el tiempo,
que hoy ya no es, siendo así, rígida ante el cambio y el crecimiento,


estas estrenando tu corazón en cada latido


por que este latido no se ha dado antes ni se dará después,


sin darle lugar a la memoria nadie puede robarte lo que sientes YA!!


y al dejar de etiquetar todo por la “memoria”, te estarás permitiendo


sentir hoy cada paso presente y sentirás tu sangre “raspandote las venas”.


Santiago A. Cimatti.

https://mlcoscia.wordpress.com

– ¡TODO FUE NECESARIO…! (en texto y en video)

1467335_448104601987659_2002485600_n

Además de disfrutar del mágico regalo de la Nueva Energía, compañero de viaje…, quizás también sería oportuno que mires hacia atrás –al camino ya recorrido-, para agradecerle a la Vieja Energía los “servicios prestados”.

Porque con sus luces y sus sombras, ella fue la alfombra que recogió tus pisadas…mientras caminabas lentamente hacia el resplandeciente Nuevo Día…

Y todo el cansancio de las antiguas maneras, que te “saturó” especialmente en este último tramo… :

-el hartazgo por la falta de amor genuino en tus relaciones…

-el hastío de tener que lidiar una y otra vez con los “pequeños tiranos” en tu vida…

-el agotamiento de tu vitalidad en ese trabajo que te fastidia…

-la frustración de no poder amarte como quisieras…de no sentirte valioso ni importante…

-ese desplazarte constantemente de un extremo al otro, en el péndulo loco de tus días…en la vorágine de los contrastes permanentes…sintiendo cada vez más pesada la mochila de la dualidad sobre tu espalda…

-esa enorme fatiga de vivir, en suma… :

¡Nada de eso fue en vano!

El carrousel de la Vieja Energía con su girar interminable, te brindó lo que tenía para darte: el escenario para tu crecimiento…

Y gracias a él es que estás ahora en donde estás: en los portales sagrados de una Nueva Luz…

¡Celebrá cada peldaño de la ajada escalera…!

¡Cada tragedia…y cada alegría…; cada logro…y cada traspié…!

¡Honrá tu pasado, compañero…!

Porque fue él quien te llevó a desembocar en este Resplandor Dorado…¡que ya te pisa los talones…! :

Aquellas dulces noches de vino…amor…y rosas…,
y aquellas otras tristes de lúgubre calvario…
cuando el dolor brotaba del fondo de las cosas…
¡…todo fue necesario…!

¡Y tanto que reíste las veces que reíste…!
¡Y tanto que exploraste lo igual…y lo contrario…!
¡Y tanto que sufriste los días que sufriste…!
¡…todo fue necesario…!

Y a los goces del mundo volverte sordo y ciego…,
y rodeado de amigos…sentirte solitario…,
y por las madrugadas…aquél desasosiego…
¡…todo fue necesario…!

“¡Ya no quiero más de eso!”…gime tu alma agobiada…
“ya nunca más…”, musita con un hilo de voz…,
y así muy lentamente, tu mirada extraviada…
¡…va girando hacia Dios…!

Jorge Oyhanarte